Un hombre Inexistente (Monólogo Interior)


Un monólogo interior es el discurso interno de una persona, sus pensamientos, obvia las normas por tratarse de ideas al azar, no sigue una estructura física. ¿ Acaso al pensar te importa las normas generales ?. Es un texto que hice hace un año para una edición en Medium en español de sólo monólogos interiores.

La bomba de gas, la guerra, la ciudad, recuerdos, escucho ruidos, sabía que algo así me iba a ocurrir, poderes, traspaso paredes, no solo son cosas de ficción, por esto no me quería ir, no dejo nada a la suerte, no abandono nada, cuerdo, monótono y solitario, son cosas que me depara el futuro, ventajas, valores, lo sé, he dedicado mi vida a estar en estas cuatro paredes, tres, dos, un baño , una cocina, una ventana rota, apartado del infierno en vida de la sociedad. Invasores.

Escribo historias tristes en mi vieja maquina de escribir, literatura, ficción, ¿porque he dejado de escribir?, estoy viejo, soy un viejo, soy un ser transparente, ¿es tecnología o naturaleza?, no duermo, no como, ya voy a cumplir tres meses en esta etapa. ¿Es normal? ¿Soy normal? . Y mi hija, me visita, no me visita , siento que viene por obligación familiar. Sus ojos me lo muestran claro, oscuro, odio, en un lugar, en una penumbra, es mi nuevo sueño, detesta este sitio, escritos, palabras, emociones sobre mi alegre juventud seca….. ¡Qué fue eso!. Atención, invaden la propiedad, porque me asusto, se que soy viejo , se que voy a morir, pero soy un viejo sano, vida y muerte, alma y ego, mi ego , ética y valores, invasores, ladrones. no tengo fuerza, no se dan cuenta de mi, no me ven, tal vez no me hagan nada , malditos, me ignoran, no soy lo suficiente para ellos, nunca lo fui, gas, bomba, guerra, dolor, sufrimiento, estoy marcado, sigo en mi casa, los invasores se van, es momento de escribir, si , no, mi hija viene, se va triste.

No entiendo el mundo de ahora . No entiendo porque ahora todo es frío. Porqué ya no hay reflejos. Porqué ya no duermo ni tengo hambre.

No comprendo por que mi hija viene y se sienta en mi oficina . No me habla. Agarra cosas, llora, sentimiento y dolor, me ignora , ¡como los invasores!, no soy lo suficiente para ella, ¡no soy un buen padre!, la abandone, preferí mi casa, mi trabajo, mis cosas, egoísta, no merezco perdón. sigue brava conmigo . Nunca la escuche. En ese momento, el mundo entro guerra , la ciudad dejo de respirar .

Todo se llenó de gas venenoso.

Mi hija me advirtió, ella se fue, yo no quise dejar mi maquina de escribir.

Me quedé.

No existo, no estoy aquí.

¿Acaso qué se me pierde en mis recuerdos?.

La muerte.