Beatriz González, un estilo con sentido

Quizás para algunos el nombre de Beatriz González Aranda suene desconocido, pero para la mayoría de personas interesadas en el arte, este nombre, representa un estilo propio.


Beatriz González, Colombiana y Santandereana, dedicada al arte y a la crítica desde hace varias décadas, tiene un estilo propio que cautiva al público con sus pinturas en las que prima la utilización de colores vivos acompañados de una intencionalidad y estética únicas.

Para esta artista siempre ha sido importante lograr una trascendencia en sus obras, puesto que muchos artistas buscan su estilo en particularidades regionalistas, la estética y narrativa que ofrece Beatriz González está dada por la universalidad de sus obras.

Además de pintora, crítica y artista, esta colombiana también se ha dedicado a escribir sobre el arte. Una de sus obras más importante es “Los suicidas del Sisga”, lo que la llevó a ganar premios muy reconocidos de pintura.

Este trabajo tiene la particularidad de estar basado en una fotografía que se tomó una pareja antes de suicidarse; la pintura de Beatriz González logra generar sensaciones, y trasmitir al receptor aspectos distintos de los que podría trabajar la fotografía. Esta técnica si se puede llamar así, hizo que la artista se apoyara en fotografías de prensa de la realidad colombiana, para la realización de sus trabajos. 




Mucho se ha discutido sobre la relación del periodismo con el arte y, el caso de Beatriz González es el fiel ejemplo de que estas dos disciplinas están ligadas, pues la artista logró por medio de la pintura contar una historia, como lo hace el fotoreportaje, que con una imagen trata de apoyar un hecho relevante.

Más que buscar lo bello, González logró por medio de una estética, entrar en la mente de las personas que siguen su trabajo y generar un tipo de sentido distinto al que podría ofrecer cualquier método de imagen convencional. Además, sus pinturas permiten la construcción de un pensamiento subjetivo y analítico de situaciones que se presentan en el día a día.